La mayoría de los visitantes se limitan a un pequeño espacio que rodea a la playa elegida para sus vacaciones, y olvidan que aparte de una bellísima costa, Mallorca ofrece maravillosos paisajes y tesoros entre sus llanuras y montañas que merece la pena conocer. Algunas excursiones por la isla nos mostrarán una riqueza de contrastes inimaginables.

Comenzamos por la capital, Palma de Mallorca, haciendo un bello recorrido por la Bahía de Palma. Como se trata de sólo unos 16km desde El Arenal hasta el Puerto de Palma, recomendamos hacerlo con una bicicleta eléctrica de Sixt que se puede alquilar  en la oficina de El Arenal, en la Calle Marbella.  En ese camino bordeando la costa, nos deparará el placer de las playas de Can Pastilla, Coll de’n Rabassa, El Molinar y El Portixol para terminar en el Puerto de Palma de Mallorca. Para volver recomendamos tomar el mismo camino.

Otra excurión, partiendo desde Palma es la de bellísima Sierra de Tramuntana, que corre paralela al mar en el noroeste de la isla. Con un coche descaportable de Sixt rent a car se puede disfrutar de unos paisajes extraordinarios y también se pasa por bellísimos enclaves de gran valor histórico y artístico. Se puede elegir entre uncamino más corto, tomando la carretera Ma-11 en dirección al norte, llegando directamente a Sóller, o el más largo, paseando por Calvía que es una población muy pintoresca con bellos paisajes mediterráneos de olivares. La carretera hasta Andraitx nos lleva por bellísimos pueblos costeros con algunos de los paisajes más bonitos de la isla, pasamos por Cala Fornells y la playa protegida de Camp de Mar, bellísima cala con playa de arena y una isleta en el centro. Llegamos por fin al Puerto de Andratx, un bellísimo puerto natural rodeado de pinares, compartido por pescadores y veraneantes. A unos 5km en el interior se encuentra el casco histórico de Andraitx, del que tenemos una fantástica panorámica desde lo alto del cementerio. Sant Elm es sin embargo el puerto costero más visitado de Mallorca, quizás por la fortaleza del s. XVI y por ser punto de partida para la bonita Isla Sa Dragonera, cerca del pueblo se encuentra también las interesantes ruinas del monasterio Sa Trapa.

Tomando la carretera Ma-1031 desde Andratx hasta Capdellá y luego Ma-1032 dirección Esporles se puede disfrutar de una maravillosa vista de la costa, especialmente aconsejamos visitar los alredores de Puigpunyent.  Este pueblo se asienta en una bellísima región de olivares y almendros.  Valldemossa, será la proxima estación. Allí se encuentra la Real Cartuja donde vivió Chopin en el invierno de 1838 a 1839. A pocos kilómetros se encuentra también el pequeño y encantador puerto de Valldemosa.

Deiá un hermoso pueblo montañero, nos depara la siguiente sorpresa con su belleza paisajística en gran armonía con las construcciones típicas. Los edificios turísticos han respetado la singularidad de su arquitectura y su cementerio es uno de los mas belllos de Mallorca, con singulares inscripciones en sus lápidas. Asimismo es de gran belleza la Bahia de Lluc Alcari y su pequeña playa.

En un enclave de gran riqueza botánica se encuentra Soller, cuidad exponente de la más noble arquitectura mallorquina. Un gracioso tranvía eléctrico conduce al puerto, con un barrio de pescadores de gran tipismo dominado por un castillo medieval. También en Soller encontramos una gran riqueza monumental como lo muestran la Parroquia de San Bartolome, neogótica, el Museo de Soller o el Convento de San Francisco.

Muy cerca por una pequeña carretera llegamos a Biniaraix, bellísima muestra de la arquitectura mallorquina. Cruzando tortuosas y bellas carreteras de montaña, llegamos a un enclave considerado de los más bellos del Mediterráneo, Sa Calobra, desde donde visitaremos el Monasterio de Lluc, centro de gran devoción para los mallorquines, el cual descansa sobre uno de los más altos puntos de la isla. A pocos kilómetros se encuentra Escorca, pueblecito situado a casi 500 m. de altitud. Su museo alberga una interesante colección de numismática, cerámica, orfebrería y arqueología.

En paralelo a la vía anteriormente indicada podríamos volver a Palma describiendo otra ruta llena de riquezas naturales e históricas. Este recorrido lo comenzaremos al otro extremo de la Bahía de Pollença, en la ciudad medieval de Alcudia, para la que merece la pena tomarse tiempo y visitar sus bellas calles flanqueadas de casas palacio de los s. XVI y XVII, su Iglesia Parroquial, la Puerta de la Ciudad, y su Teatro Romano, muy bien conservado. Después tomaremos la carretera Ma 13 y llegaremos a Inca, población agrícola e industrial con una producción textil y de calzado de gran prestigio. Aquí merece la pena visitar la Catedral, las bodegas o cellers donde se conservan cubas de gran volumen, llamadas botes congranyades, y divisar la bella panorámica que se aprecia desde el cercano Puig de Santa Magdalena. Pasando por Binissalem, llegaremos de nuevo a Palma.

Desde Palma en dirección Sureste continuando en la carretera Ma17, merece la pena visitar Llucmajor, que a parte de sus pintorescos y bellos paisajes, como el ofrecido por la pequeña y estrecha Bahía de Pi, nos presenta asimismo algunos monumentos de gran interés, como la Iglesia Parroquial. Santanyí recuerda a la época en que los ataques piratas eran tan frecuentes en la isla, ya que éstos situaban su base de operaciones en la vecina isla de Cabrera. Todavía se conserva la antigua puerta de la muralla, Porta Murada. Felanitx, es uno de los cuatro núcleos urbanos de la isla; dedicado a la producción de vinos. Destaca su Iglesia Parroquial y el Santuario de San Salvador, regentado desde la Edad Media por los ermitaños de la orden de San Antonio y San Pablo. Desde el mismo se divisa una espléndida panorámica.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Términos de búsqueda: