Los conductores responsables saben que no está bien consultar el smartphone mientras se conduce. Pero a muchos les cuesta resistir a la tentación de coger el móvil para ver, por ejemplo, información sobre el tráfico. Es por esto que los fabricantes de coches llevan un buen tiempo intentando desarrollar aplicaciones que puedan consultarse directamente en el salpicadero del vehículo. Pero no es tan fácil como parece.

Algunas marcas han desarrollado con éxito varios proyectos. Hondalink, la aplicación de Iphone exclusiva para BMW o el sistema de nube para compartir datos de Chrysler, Unconnect Ram. Pese a estos intentos, todavía es pronto para afirmar que el mercado de las apps goza de buena salud en la industria automotriz. A diferencia de los smartphone, donde el volumen de ventas de las apps no para de crecer, en el mercado automotriz aún está en pañales.

Uno de los grandes frenos es que a los fabricantes les cuesta comprender que para que los conductores estén conectados entre sí, cada marca no puede desarrollar sistemas incompatibles unas de otras. Mientras los fabricantes se muestran recelosos de todo lo que sea visualizar coches de distintas marcas conectados entre sí, en Estados Unidos se han puesto en marcha dos emprendimientos externos al parqué automotriz que pueden llevarse el gato al agua.

Livio
Livio se especializa en radio online. Con Livio Connect API pretenden que el conductor pueda conectarse desde el salpicadero de sus coches a los mismos contenidos que tiene en los smartphones. Para ello, han desarrollado un sistema muy sencillo, fácilmente utilizable por cualquier persona. Un software que permite conectar con facilidad el hardware de los coches con las distintas aplicaciones. Y lo mejor de todo: no es necesario ser un geek para utilizar con soltura Livio Connect API.

Trasportation Techonology Ventures (TTV)
TTV es una compañía que inyecta capital a todos aquellos negocios que promuevan la innovación tecnológica automotriz. Su vocación es actuar como intermediario entre innovadores tecnológicos y fabricantes de coches. Nacida en Silicon Valley, la compañía trabaja en el desarrollo de dos tipos de software. Uno de ellos, recoge datos y los almacena en una nube; el otro, es un sensor inteligente con procesador de vídeo.

Está claro que en Detroit, las cosas avanzan a menor velocidad que en Silicon Valley. Los fabricantes de coches tradicionales deben comprender que colaborar con jóvenes emprendedores dueños de Startups, que visten zapatillas deportivas, es la única forma de adaptarse a los tiempos que corren. Ford ya lo ha hecho con Facebook, pero el resto de marcas ahora empiezan a comprender que esta carrera no se gana con más caballos de potencia.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
El lento avance del negocio de las apps en la industria automotriz, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Términos de búsqueda: