Sixt le propone una nueva forma de conducir: ecológica, segura y económica

En Sixt rent a car no podemos lograr que el precio del carburante baje, pero sí darle unos consejos para que aprenda a conducir consumiendo lo mínimo posible y sin dejar de lado la seguridad. Aplicando estos consejos según estudios realizados podría ahorrar hasta un 15% al año y ayudar a disminuir la contaminación.

      1. Conducción económicaRevolución y las marchas más óptimas: Gran parte de motores funcionan eficazmente por debajo de las 3.000 revoluciones por minuto. La norma general indica,  que el momento óptimo para cambiar de marcha es  a los 2.500 rpm en un coche gasolina y de 2.000 rpm en un diesel. En largos trayectos o cuando estamos en la carretera, lo mejor es utilizar las marchas largas máximo, consiguiendo así las mayores prestaciones y un menor consumo. También podemos usar la función de navegador de crucero y predeterminar la velocidad a la que queremos conducir, así estaremos contribuyendo con nuestra seguridad  y un ahorro notable.
      2. Anticiparnos a las situaciones: Es esencial ‘leer’ toda la información y señalización que está a nuestro alcance en calles y carreteras, para poder anticiparnos ante cualquier peligro o situación adversa. De esta manera podremos tener una velocidad constante sin necesidad de acelerar o frenar continuamente de manera innecesaria.
      3. Peso que llevamos en el coche: A mayor peso carguemos en el coche, el motor  tendrá que hacer un esfuerzo mayor y el consumo aumentara notablemente. Por consiguiente hay que intentar viajar con lo necesario y lo que realmente vamos a usar, dejando cualquier objeto que no sea de utilidad.

    1. Estado de los neumáticos: Tener una correcta presión  ayudara a  reducir el consumo de carburante, porque conducir con las ruedas desinfladas aumenta la resistencia a la rodadura y acelera su proceso de desgaste.  La presión  adecuada a cada vehículo aparece en el libro de mantenimiento del vehículo o en un adhesivo en el marco interior de la puerta del conductor. Para comprobar la presión es aconsejable hacerlo con  los neumáticos fríos; si no es posible, se puede compensar añadiendo 0,3 bares extra.
    2. Ralentí: Los motores de hoy en día  no requieren de un calentamiento.  Se debe  arrancar el coche e inmediatamente ponerse en marcha con suavidad, sin dar ningún acelerón ni esperar a que la temperatura del agua vaya subiendo poco a poco.  Si dejamos el coche al ralentí sólo aumentara  las emisiones de gases contaminantes y malgastara el combustible.
    3. Aire acondicionado y otros extras: Estos dispositivos eléctricos y otros como el parabrisas calefactado, elevan notablemente el consumo de carburante. Por lo que sería aconsejable usarlos cuando sea realmente necesario.
    4. En la Ciudad: Y en cualquier otro trazado, la suavidad, paciencia y tranquilidad es el objetivo frente al volante. Podemos evitar  aceleraciones y frenazos bruscos. Cuando nos encontramos en atascos prolongados lo mejor es parar el motor, o tener encendida la función de ecotec,  Los coches actuales nos ofrecen todos estos extras. Sixt cuenta con una flota moderna de coches que disponen de todas estas cualidades.
    5. Aceite: Este líquido es como la sangre que recorre las venas de nuestro vehículo. Tanto el líquido como el filtro hay que cambiarlos a su debido tiempo e incluso antes.
    6. Mantenimiento: La puesta a punto nos ayuda a evitar las averías por el desgaste acelerado de numerosas piezas mecánicas, que también aumentan el consumo. Es muy importante controlar que las ruedas estén bien alineadas, sustituir filtros y otros elementos cuando es necesario.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Términos de búsqueda: