Los frenos del coche son uno de los elementos de seguridad más importantes, pero también los más sufridos por su desgaste. Tal es su importancia que una cuarta parte de los coches que suspenden la ITV lo hacen por este motivo. Sin embargo, su desgaste es paulatino y difícil de detectar hasta que los chivatos del coche avisan, casi cuando están ya al límite. En Sixt queremos ayudarle a prevenir el desgaste de los frenos de su coche.

pedal de freno

Uso racional

El mejor cuidado que se le puede dar a los frenos es un uso racional. Cuantos más frenazos se den, antes se desgastarán las pastillas de freno y los discos, aunque más a largo plazo, también. Reducir velocidad con las marchas, dejar de acelerar con antelación o pisar suavemente el pedal con tiempo son prácticas preventivas para la salud del coche.

Velocidad

La velocidad a la que se circula también afecta al frenado. Frenar a 80km/hora reduce hasta un tercio la energía cinética usada por el coche que frenando a 100km/hora. Es decir, el coche se calienta tres veces menos y por tanto, aumenta su ciclo de vida y el de los frenos.

Menos peso

A más peso, más esfuerzo del coche en la frenada, así que es importante quitar cosas innecesarias del vehículo que, a veces, no hacen más que chocarse de un lado a otro en el maletero. A la hora de comprar un coche nuevo, su peso también puede ser un factor para saber si los frenos sufrirán más o menos durante la conducción.

Más revisiones

Las revisiones periódicas establecidas para cada coche suelen ser suficientes para comprobar el estado de los componentes del vehículo, sin embargo, al ser los frenos una parte tan importante en materia de seguridad, es recomendable revisarlos más a menudo, sobre todo cuando el coche va cogiendo más antigüedad.

Hacer caso a las señales de aviso

Cuando las señales de aviso (acústicas o visuales) empiecen a dar la voz de alarma, es importante acudir cuanto antes a cambiar las pastillas de freno. Aunque existe un margen, cuanto más se conduzca con las pastillas o el líquido desgastados, más sufrirán los sistemas del coche y repercutirá en averías peores. Mientras estén encendidos estos avisos, procure aumentar la distancia de seguridad y de frenado para evitar fallos inesperados.

Comprobar la homologación

La homologación de los frenos está etiquetado con el número ECE R-90. Vale la pena comprobar en el taller que instalan componentes válidos y esta identificación se puede ver en el embalaje. Pídalo si quiere quedarse tranquilo y si es más entendido, exija incluso usted mismo la marca o modelo que debe llevar su coche.

Y sobre todo, bajo ningún concepto se recomienda alterar el sistema de frenos original del coche. Toda precaución es poca cuando se trata de su seguridad y la de su familia.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
Consejos para cuidar los frenos de nuestro coche, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Términos de búsqueda: