Con la llegada del verano, se multiplican las advertencias para efectuar la pertinente revisión de los neumáticos del coche. Y no es en vano. Si se pone a pensar en que la rueda es la única parte de su automóvil que está en contacto directo con la carretera, la lógica emerge por sí sola. Una presión inadecuada o un calibrado mal efectuado, son los detonantes más frecuentes para que pueda sufrir un inoportuno pinchazo.

pinchazo carretera

Si durante estas vacaciones su coche padece este tipo de contratiempos, el abanico de alternativas se reduce a tan sólo dos: llamar a la compañía aseguradora, en caso de que el seguro de coche cubra esta eventualidad, o remangarse y hacerlo usted mismo. Si, finalmente, la opción ganadora es la segunda, lo primero que ha de hacer es ponerse el chaleco reflectante antes de salir del propio vehículo y, acto seguido, señalizar la zona en la que esté detenido su vehículo. El triángulo debe ser visible, como mínimo, a 100 metros de distancia por la parte trasera y, en vías de doble sentido, ha de señalizar con un segundo triángulo a 50 metros por delante del vehículo.

Todo coche va equipado con el kit necesario para realizar un cambio de rueda o, lo que es lo mismo, una rueda de repuesto y las herramientas necesarias para cambiarla en carretera. Retirar los embellecedores de las tuercas para poder acceder a ellas es lo primero que debe hacer. Luego, afloje cada una siempre en diagonal y en el sentido contrario a las agujas del reloj. En caso de que estén un poco duras al intentar aflojarlas, no dude y utilice su propio peso para hacer el llamado “efecto palanca”. En este caso, su pie se postula como el mejor candidato para llevar a cabo el contacto hombre-automóvil.

Una vez que están todas las tuercas aflojadas y antes de retirarlas, hay que levantar el coche con un gato. Para ello, hay que colocarlo en una zona reforzada del chasis que esté lo más cercana a la rueda afectada.  Antes de poder retirar las tuercas y de quitar la rueda, ésta ha de estar completamente suspendida en el aire.  Este es el motivo por el que, desde Sixt, no sólo recomendamos revisar la presión de las 4 ruedas que van en los ejes, sino también la de repuesto. Nadie está a salvo de pinchazos, pero sí uno puede curarse en salud tomando nuestros consejos como suyos.

Una vez colocada la rueda de repuesto, el proceso es el mismo, pero a la inversa: colocar tuercas, apretar en diagonal y, esta vez, en el sentido de las agujas del reloj. Una vez colocada, y antes de apretarla del todo, hay que retirar el gato.

Para terminar, dos últimos consejos: antes de abandonar el lugar, recoja los triángulos de señalización de peligro y cuando pase por la primera gasolinera, compruebe que las cuatro ruedas del coche llevan la presión correcta. ¡Buen viaje!

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
Consejos prácticos para cambiar una rueda tras un pinchazo, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Términos de búsqueda: