En los últimos años se ha extendido por toda Europa una práctica conocida como carpooling, que traducido a nuestra lengua significa compartir coche. Su modus operandi es bien sencillo: distintas personas comparten un mismo coche para un desplazamiento puntual. Uno de los usarios pone el coche y entre todos se reparten los gastos de gasolina y peajes. Cada usuario debe estar dado de alta previamente en una página web. De esta forma, se evita la sensación de inseguridad y se promueve una práctica saludable como es la de compartir. La gente no viaja sola y puede así pasar un rato agradable con otras personas en su misma situación.

Varias empresas a lo largo y ancho del continente han comenzado a captar cada vez más usuarios. Blablacar es una de las empresas más importantes y exitosas de este segmento de mercado que no para de crecer. El carpooling permite que diferentes usuarios se pongan en contacto para compartir horarios y rutas. Es ideal para desplazarse a la oficina o para viajes de largas distancias.

compartir coche

Blablacar es una multinacional creada en 2004. Hoy está presente en Francia, España, Reino Unido, Italia y Portugal. Más de 40 personas trabajan día a día para mejorar un servicio del que muchos recelan. No todos aceptan con facilidad subirse al coche de un desconocido sin hacer autostop. Pero el carpooling gana cada vez más adeptos, sobre todo en el segmento joven de la población. Es una práctica muy extendida cuando se trata de asistir a festivales europeos de música.

Las razones del éxito

Internet ha sido crucial para el nacimiento y desarrollo de estas iniciativas. Por otro lado, existen otros factores tan determinantes a la hora de potenciar el carpooling: la crisis económica y una nueva generación de personas concienciadas con el medio ambiente y los movimientos “share”. Hoy día en Europa los ciudadanos miran su bolsillo más que nunca. No es época de despilfarros. De esta forma, en lugar de realizar un viaje en AVE, mucha gente prefiere ahorrarse el dinero y viajar en un coche con desconocidos. La diferencia económica puede ser abismal.

A su vez, la palabra “sostenible” es una de las más utilizadas cuando se trata de concienciar a la población sobre la necesidad de cambiar sus hábitos de consumo. En ese sentido, un coche compartido equivale a quitar de circulación hasta 20 coches privados. En Europa, los coches compartidos recortan las emisiones de CO2 hasta en un 50%.

Por otro lado, existe una proliferación de movimientos basados en compartir. Desde el bookcrossing, que promueve la lectura de un mismo libro por parte de decenas de personas, hasta el couchsurfing, en el que jóvenes mochileros de todo el mundo se alojan gratis en casas de desconocidos. Como dice su nombre, la gente duerme en el sofá.

Otra vez, Internet es fundamental para ponerse en contacto y compartir sus experiencias y recomendaciones. Tanto el carpooling (compartir coche) como el couchsurfing, promueven el ahorro y, sobre todo, la gestación de pequeñas comunidades con intereses comunes. Y usted, ¿qué piensa de la posibilidad de compartir el coche con desconocidos?

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
Blablacar, y el hábito de compartir coche, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Términos de búsqueda: