Puede que los viajes de noche sean más agradables: menos tráfico, sin calor extremo en verano… Pero implican hasta el triple de riesgos que en la conducción durante las horas de luz. Por eso, lo importante para que usted y los suyos puedan tener un viaje tranquilo y seguro, es seguir una serie de consejos:

conducir de noche

1- Ir descansado

Parece muy obvio, pero a veces, un conductor se confía de su aguante y puede llegar a fatigarse en pleno trayecto. Si el viaje va a ser prolongado, no vale con una simple siesta, hay que descansar lo suficiente para aguantar bien todo el viaje.

2- No rebasar el límite de seguridad

Con el poco tráfico nocturno, los conductores suelen acelerar más, práctica muy peligrosa porque se reduce la percepción y los ojos tardan en adaptarse al campo visual entre cinco y siete segundos en la oscuridad, por tanto, merma la capacidad de reacción. Esos segundos son vitales para evitar o no un accidente.

3- Comprobar todas las señales luminosas del coche antes de salir

Al hacer viajes largos, siempre se suele hacer una puesta a punto al coche, pero si va a ser por la noche, hay que prestar especial atención a los faros y a los intermitentes. Serán su principal señal para que le vean el resto de conductores.

4- Llevar todos los cristales del coche muy limpios

Puede parecer poco importante, pero ayudará a no tener reflejos. Los destellos y deslumbramientos son habituales durante la noche y se evitan con una simple limpieza de las lunas, ventanas y retrovisores. En caso de deslumbramiento, baje la mirada hacia la línea blanca del arcén, le servirá como referencia.

5- Chaleco reflectante en la guantera

Asegurarse de llevar consigo el chaleco reflectante, siempre en la guantera para salir del vehículo con él puesto. En caso de avería o parada necesaria en carretera, el chaleco alertará al resto de conductores de su presencia. Igual de importantes son los triángulos en caso de avería y de colocarlos adecuadamente.

6- Bebidas energéticas

Aunque vaya descansado, la noche juega malas pasadas y llevar una bebida energética o un termo de café ayudará a permanecer alerta. Por supuesto, siempre en su justa medida para evitar un efecto de nerviosismo.

7- Conversar con alguien

Un copiloto conversador ayuda a amenizar el viaje y a evitar el aburrimiento y la pesadez. Eso sí, siempre que no sea demasiada distracción. Si no tiene quien haga compañía, pare más a menudo de lo que lo haría durante el día.

8- Poca luz en el coche

Reducir la luz del interior le ayudará a ver mejor el exterior del coche. Además, ayudará a que el resto de viajeros puedan descansar durante el trayecto.

En cualquier caso, lo ideal es parar al menor síntoma de fatiga, evitar distracciones e incluso, rotar entre conductores si es posible. Pero como siempre, lo más importante de todo es poder disfrutar del viaje y llegar al destino.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
Consejos para una conducción nocturna segura, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Términos de búsqueda: