Cantabria, infinita”, ha sido el eslogan durante muchos años de la comarca. Un eslogan perfecto para describir la infinidad de rincones por descubrir de esta comunidad. Poco más de 5000 kilómetros cuadrados situados entre el mar y la cordillera Cantábrica donde playa y montaña se entremezclan creando un entorno mágico.

Santoña, Cantabria. / Foto:

Tras recoger su coche en nuestras oficinas de Bilbao, le proponemos que comience el recorrido por Cantabria visitando las villas marineras de la costa oriental. En Laredo, descubrirá una de las bahías más espectaculares del Cantábrico y el conjunto histórico de la Puebla Vieja y el Arrabal. Por su parte, en Santoña, le invitamos a que conozca la zona del Buciero y el fuerte de San Martín y termine en la playa de Berría.

Nuestra siguiente parada es uno de los paraísos cántabros, esencial en su ruta: el valle de Soba y Asón. Aunque no muy conocido, es de visita obligada. La zona de Ramales será un hito para usted si es amante de la espeleología porque ante sus ojos se presentan kilómetros de cuevas subterráneas. También podrá visitar el nacimiento del rio Asón, donde el brote del agua conforma una belleza nunca antes vista.

Desde Sixt le proponemos que, a continuación, se dirija hasta la capital, Santander, para descansar un poco y conocer la ciudad. Allí le espera el paseo de Pereda hasta la península de la Magdalena. En lo alto, encontrará uno de los palacios más bonitos del país, datado a principios del siglo XX. Asimismo, podrá darse un baño en la playa del Sardinero o recorrer la senda del faro, donde descubrirá espectaculares acantilados y el mirador de Mataleñas.

Si algún día le pilla lluvioso, algo no extraño en la cornisa cantábrica, le proponemos que lo aproveche para conocer algunas de las muchas cuevas declaradas patrimonio de la humanidad. Las cuevas del Pendo y Puente Viesgo están muy cerca de Santander. Pero, si se encuentra en Santillana del Mar, las cuevas por excelencia de España le esperan. Hablamos de Altamira. Aunque, actualmente, la cueva original tiene el acceso restringido al público por tema de conservación, su museo ofrece una réplica para que pueda conocer las pinturas rupestres del paleolítico.

Y, por último, no puede marcharse sin conocer las villas marineras de la parte occidental: Santillana del Mar y San Vicente de la Barquera.

La primera, la villa de las tres mentiras (porque ni es “santa”, ni es “llana”, ni tiene mar) es una cita imprescindible por su gran valor histórico-artísitico. Podrá visitar, además de las cuevas de Altamira, las torres de Merino y Don Borja, dos de las construcciones más antiguas de esta localidad empedrada que recomendamos descubrir a pie para sentir su encanto medieval.

Por su parte, San Vicente de la Barquera aúna en sus 41 kilómetros cuadrados su atractivo monumental, natural y gastronómico. Abrazada por el mar, se encuentra en pleno corazón del Parque Natural de Oyambre, un espacio natural protegido de gran valor ecológico. Referente por su puertos marítimo en la comarca es la síntesis perfecta entre la tranquilidad del mar y la omnipresencia de la montaña.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
Descubra el encanto de Cantabria con Sixt, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Términos de búsqueda: