Fuente imagen: : Imagen M.A.S.

Fuente imagen: : Imagen M.A.S.

Les vamos a proponer la visita a algunos de los edificios modernistas más destacados de Barcelona y algunos de los más importantes museos de la capital de Cataluña.

El Eixample y el Modernismo

El itinerario por el Eixample, “ensanche” o nuevo trazado urbano de finales del siglo XIX,  puede iniciarse desde la Plaça de Catalunya. La ciudad creció en torno al Passeig de Gràcia. Es por tanto la cuna del modernismo, donde se ubican las principales construcciones de esta corriente artística. Incluso las baldosas hexagonales que lo forman, recreando figuras sinuosas de diferentes texturas, son obra de Gaudí, encargadas en su momento por una casa comercial. En el número 48 del carrer Casp, la primera calle que nace del paseo a la derecha, se levanta el primer edificio que Gaudí proyectó en el Eixample, la casa Calvet. Pero sin duda, donde más se puede disfrutar es en la conocida como “Manzana de la Discordia”, un pequeño museo modernista al aire libre en el Eixample, con las cinco casas que figuran entre las más famosas de la ciudad. El primer edificio que se encuentra es la casa Lleó Morera, de 1906, obra de Domènech i Montaner. En ella merece la pena visitar la profusa decoración que embellece el vestíbulo y la escalera. Le siguen la Casa Mulleras de Enric Sagnier y la Casa Bonet de Marcel.lià Coquillat. En el número 41 se alza la casa Amatller, de Puig i Cadafalch. El edificio, construido en 1900, presenta aires de casa gótica, con elementos catalanes y flamencos, sobre los que destaca su enorme frontón escalonado. Compartiendo pared se halla la casa Batlló, de 1906, que muestra en todos sus rincones la firma de Gaudí, www.casabatllo.es.Todos los detalles del edificio son un prodigio artístico, pero destaca el tratamiento escultórico de la tribuna principal y la policromía general de la fachada, que tiende a borrar la frontera entre interior y exterior. Resulta brillante su cúpula y torre. En la calle Aragó, en el número 255, puede visitarse la Fundació Tàpies, obra de Domènech i Montaner, que puede considerarse como el punto de partida del modernismo catalán. Y por último, en la manzana siguiente, se levanta la joya de mayor valor entre las muchas que pueblan el lugar: la casa Milà, conocida como La Pedrera. www.lapedrera.com. Obra de Gaudí, fue terminada en 1910. Todo el genio inventivo de este artista llena el edificio, que luce una impresionante fachada en piedra, labrada de tal manera que parece barro. También sobresalen los hierros que ornamentan los balcones, muy imaginativos. Ya en la azotea, pensada como un mirador, Gaudí erigió una serie de enigmáticas esculturas que forman un verdadero paisaje fantástico.

Fuente imagen: Nano Cañas

Fuente imagen: Nano Cañas

La Sagrada Familia

Pero sin duda alguna la mayor obra del modernismo, aún inacabada, es la Sagrada Familia, la construcción más ambiciosa de Gaudí y emblema de Barcelona. La planta presenta una típica forma de cruz. Cargada de simbolismos, es una colosal construcción que eleva el modernismo hasta lo más alto. www.sagradafamilia.cat

Fuente imagen: Imagen M.A.S.

Fuente imagen: Imagen M.A.S.

La montaña de Montjuic

La urbanización moderna de esta montaña se emprendió en la cara norte, con motivo de la Exposición Internacional de 1929, y que hoy alberga parte de las instalaciones de la Fira de Barcelona, entre la plaça de Espanya y el palau Nacional, sede del Museu Nacional d’Art de Catalunya que posee importantes colecciones de arte, como la del románico, una de las mejores de Europa. www.mnac.cat. En esta zona destacan sus luminosas fuentes y el pabellón de Alemania, obra de Mies Van der Rohe. La cima del promontorio está dominada por el castillo, baluarte militar del siglo XVII. Y ya relacionados con los Juegos Olímpicos del 92, el Estadi Olímpic, y el Palau d’Esports Sant Jordi, obra del japonés Arata Isozaki. También en la montaña se halla la Fundació Joan Miró, creada por el pintor como centro de estudios de arte contemporáneo y que expone una amplia muestra de la obra de su fundador. www.fundaciomiro-bcn.org.

Animación en el Puerto Olímpico y centros culturales

Durante el fin de semana es cuando la ciudad adquiere mayor animación. En el Port Olímpic están los locales más concurridos y en la parte alta abundan los de diseño, en tanto que en los alrededores de la Plaça Reial se hallan bares de lo más variopinto. Pero dada su gran vida cultural, también es recomendable acudir a cualquier sala para comprobarlo: el Gran Teatre del Liceu, www.liceubarcelona.cat, el Teatre Nacional, www.tnc.cat, el Palau de la Música, www.palaumusica.org y otras tantos de espacios de espectáculos independientes que le pueden sorprender.

Gastronomía

Se dice que Barcelona no posee una cocina propia, y esto se debe a que ha absorbido productos y maneras de toda Cataluña, que son muy diferentes entre sí debido a su variedad geográfica. Desde los guisos montañeses del interior hasta la ligereza y aroma de los platos de la costa meridional, pasando por la comida ampurdanesa, capaz de mezclar langosta, pollo y chocolate en la misma cazuela, la ciudad dispone de una variada oferta gastronómica que va desde modernos bares de tapas hasta los más refinados restaurantes.

Fuente imagen: Jordi Pareto

Fuente imagen: Jordi Pareto

Para los niños

Son muchas las posibilidades dentro una ciudad como Barcelona para que los más pequeños se diviertan. En el Parc d’Atraccions del Tibidabo, www.tibidabo.cat, en el Zoo situado en el parque de la Ciutadella, www.zoobarcelona.cat, y en el Aquàrium situado en el Maremagnum, www.aquariumbarcelona.com, lo podrá conseguir.

Para más información: www.catalunya.com

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
Descubra el Modernismo en Barcelona con SIXT, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

Términos de búsqueda: