Una de las experiencias más sugerentes para cualquier viajero es emprender una ruta por la costa oeste de los Estados Unidos. De hecho, es posible organizar múltiples e interesantes itinerarios por este mítico litoral estadounidense, pero a través de estas líneas te proponemos una ruta que comienza en Los Ángeles y concluye en San Diego, pasando por lugares que te dejarán boquiabierto, mientras te desplazas de un sitio a otro por carreteras en magnífico estado, con excelentes trazados que propician una conducción muy agradable y segura.

Los Ángeles, el Parque Nacional de las Secuoyas y el Valle de la Muerte

Si aterrizas en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (LAX), podrás recoger tu coche directamente en la oficina de Sixt. De ese modo, podrás desplazarte con la mayor comodidad por Los Ángeles, además de cubrir una interesantísima ruta por la costa oeste. En primer lugar, no te pierdas los lugares más emblemáticos de la gran metrópoli del sur de California, una ciudad conocida mundialmente gracias la industria cinematográfica de Hollywood, a su riqueza cultural, a sus populares barrios y a sus increíbles paisajes costeros. Lugares como Beverly Hills, el Paseo de la fama, Chinatown, la playas de Venice y Manhattan o el Downtown y sus rascacielos son algunas de las citas imprescindibles.

Una vez que hayas admirado los lugares más interesantes de una de las ciudades más famosas del mundo, la diversión continúa, puesto que ponemos rumbo al impresionante Parque Nacional de los Secuoyas, conocido por contar con la mayor extensión del mundo de estos gigantescos árboles que llegan a medir 115 metros. Además, dentro del parque se halla el monte Whitney, la cumbre más elevada, con 4.421 metros, del territorio contiguo de Estados Unidos. Desde allí partimos a otro sorprendente espacio natural, el denominado Valle de la Muerte, un famoso parque nacional situado a unos trescientos kilómetros al norte de Los Ángeles. Su apariencia de paisaje lunar te dejará sin aliento, y de camino al Centro de Visitantes en Furnace Creek, encontrarás Zabriskie Point, uno de los fenómenos geológicos más bellos del valle, debido a los asombrosos colores de las rocas, sobre todo, al recibir la luz del atardecer.

Segunda parte de la ruta: Las Vegas, el Gran Cañón y San Diego

Algo más de doscientos kilómetros separan al Valle de la Muerte de Las Vegas, otra de esas ciudades que todo viajero debe visitar alguna vez. Se trata de la urbe más grande del estado de Nevada, y es uno de los principales destinos del país gracias a su gran oferta comercial y vacacional, pero sobre todo, gracias a sus casinos. Paseando por el Strip, su calle más famosa, comprobarás que Las Vegas nunca duerme. Es allí donde se encuentran los hoteles y los casinos más importantes del mundo, de ahí que se denomine a esta ciudad como la capital del entretenimiento mundial.

Son muchos los visitantes que aprovechan su estancia en Las Vegas para visitar otra maravilla natural de Estados Unidos, el Gran Cañón del Colorado, una garganta esculpida por el río Colorado durante más de dos mil millones de años. Sus dimensiones son impresionantes, cerca de 450 kilómetros de longitud y puntos que alcanzan los 1500 metros de altura. Contemplar la inmensidad de este espacio se convierte en un recuerdo imborrable para todo aquel que lo visita. La ruta culmina de vuelta a la costa californiana, concretamente en San Diego, ciudad que alberga algunas de las mejores playas del estado. Pero aparte de relajarse en cualquiera de sus playas, podrás disfrutar paseando por Old Town, contemplando la fauna marina y las atracciones de Seaworld o visitando Gaslamp Quarter, uno de los barrios más populares de San Diego.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
Disfruta de una apasionante ruta por la costa oeste de Estados Unidos, 5.0 out of 5 based on 1 rating