Catedral

Son muchas las personas que, año tras año, deciden realizar el Camino de Santiago. Sus motivos son muchos: deportivos, religiosos, visitar la tumba del Apóstol, experimentar una experiencia que califican como única, superación personal, hacer nuevos amigos…. Sin embargo, por diversas circunstancias, no todas estas personas pueden realizar estos kilómetros que llevan hasta Santiago a pie. Por eso, hoy proponemos una alternativa diferente para poder disfrutar de esta experiencia: realizar el camino de Santiago en coche. Para ello, hemos elegido la Ruta del Norte, también conocida como la Ruta de la Costa. La belleza se su paisaje, su recorrido a lo largo de la costa, entre montañas y mirando al mar Cantábrico, son solo algunos motivos. La gran longitud de este trazado permite a los viajeros que siguen esta ruta la posibilidad de disfrutar de bellos paisajes mezclados de mar y montaña, donde el verde es el gran protagonista, además de una infinidad de monumentos de interés natural y cultural, así como sus pueblos, sus costumbres y su gastronomía.

Aquí te dejamos una alternativa de esta ruta del Norte en coche:

1. Irún-San Sebastián-Zarautz-Deba-Xemein

Durante esta primera etapa nos encontraremos tanto con paisaje costero como de interior. Comenzaremos por el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, un monumento del siglo XVI, en Fuenterrabía, hasta llegar a los municipios de San Juan y San Pedro, dos poblaciones pesqueras cuyas vistas no le dejarán indiferente. Tras esta parada llegaremos a San Sebastián, con su Peine del Viento, el mirador del Monte Igueldo, la playa de la Concha, su catedral o su multitud de bares donde no sabremos qué pincho elegir hará que esta etapa merezca la pena, y Zarautz. Continuaremos hacia Deba, recorrido que puramente por el litoral guipuzcoano y que permitirá atravesar las bellas localidades marineras de Getaria, Zumaia; para adentrarnos después en la zona más de interior y montañosa de las que discurren por el País Vasco hasta llegar a Xemein.

2. Xemein-Gernika- Lezama-Bilbao-Portugalete

El monte Oiz, la atalaya de Bizkaia, los ríos Lea y Artibai, nos marcarán el rumbo al principio de esta etapa.  De visita obligatoria será el ascenso al monasterio de Zenarruza, un paraje idílico que todavía alberga a unos cuantos mojes cistercientes que acogen peregrinos. Antes de entrar en Bilbao nos encontraremos con el Monte Avril, a lo largo de la ría de Nervión. Ya en Bilbao déjese llevar por sus largas avenidas con el monte Kobetas de fondo. Un gran Puente Colgante, donde la ría del Nervión se abre al mar, nos avisará de que hemos llegado a Portugalete.

3. Pobeña-Castro Urdiales-Laredo-Güemes

En esta etapa despediremos Euskadi para adentrarnos en Cantabria. En este primer tramo de esta comunidad encontraremos multitud de santuarios y monasterios hasta llegar a Castro Urdiales. Dejándolo atrás nos adentraremos en bellos municipios de la zona, como Allendelagua, custodiada por el Temple; Cerdigo, donde se empieza a notar la influencia románica, Islares, Guriezo, lugar donde las marismas del río Agüera o Mayor forman la ría de Oriñón o El Pontarrón. Acabaremos la etapa en Güemes, para dirigirnos al día siguiente hacia Santander.

4. Santander-Queveda-Comillas

La idea comienza en la bella Santander, con sus prados montañeses, acantilados como el de Tramiera, la bahía de la ciudad o sus playas, con la del Sardinero a la cabeza. Dejando atrás Quevedo, donde podemos visitar su Torre de Don Beltrán de la Cueva, la Iglesia de San Andrés o la ermita de las Quintas, llegaremos a la bella localidad de Comillas, donde sus monumentos, sus vistas y su playa le atraparán.

5. Unquera-Llanes-San Esteban de Leces-Sebrayo

Cuando hayamos atravesado las rías de La Rabia, San Vicente, Tina Menor y Tina Mayor nos despediremos de Cantabria para entrar en Asturias. Llanes, Ribadesella, Velorio, Naves, Piñeres de Pría y Cuerres son algunos de los pueblos que iremos dejando atrás. Acabaremos en Sebrayo.

6. Gijón-Avilés-Luiña-Cadavedo-Luarca

Empezamos el día en Gijón, que combina el sabor marinero, patrimonio monumental y un urbanismo moderno al borde de la playa. Importantes construcciones nos muestran su origen romano. De aquí pasaremos a Avilés, la tercera ciudad en importancia de Asturias y cuyo casco antiguo ha sido declarado Conjunto-Histórico-Artístico-Monumental. Entre sus atractivos destacan las peatonales calles de Galiana y Rivero, la plaza de España con su Ayuntamiento, la iglesia vieja de Sabugo, del siglo XIII, y la moderna de Santo Tomás de Canterbury. Dejada atrás estas dos ciudades, la etapa transcurre a través de una gran variedad de aldeas, ermitas, palacios, bosques y playas hasta llegar a nuestro destino final de hoy, Luarca.

7. La Caridad-Ribadeo-Lourenzá-Abadín

Desde Luarca, nuestro anterior destino, llegaremos a La Caridad dejando atrás municipios como Jarrio y Cartavio. Y de aquí nos adentraremos en Galicia a través de Lugo. El monasterio de San Salvador de Lourenzá es una de las paradas obligatorias de esta etapa, además de la catedral de Mondoñedo, capital de la comarca de la Mariña Central. Acabaremos en Abadín, la capital del Concello.

8. Vilalba-Baamonde- -Arzúa

Desde Vilalba a Beamonde son varias las localidades en las que hacer parada, y todas ellas nos sorprenderás con sus aires típicos gallegos: Peñas, Pigara o Ferreira. Una vez en Arzúa, podremos visitar el antiguo convento de la Magdalena, del siglo XIV, que mantuvo una alberguería para peregrinos pobres pero que hoy ya está en ruinas. Contrasta con la moderna iglesia parroquial de Santiago.

9. Arzúa-Santiago

Al llegar a Arzúa tendremos que continuar por el Camino Francés para llegar hasta Santiago, donde nos espera la Catedral.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (3 votes cast)
El camino de Santiago en coche: una alternativa diferente, 4.0 out of 5 based on 3 ratings

Términos de búsqueda: