Calçots del VallIndiscutiblemente, serán más las personas que prefieren los cálidos y largos días de verano. Las cervecitas en los chiringuitos, los baños en el mar, las tapitas a las 23h en una fresca noche de verano en una terracita.

Pero la verdad es que el otoño y el invierno, también ofrecen opciones diversas e interesantes. Si nos centramos en el aspecto culinario, aquí en Catalunya tenemos una comida muy tradicional. Hablo de los “calçots”. Una clase de cebollino que sólo crece en estas gélidas épocas del año y que podemos encontrar en cualquier carta de restaurantes con comida típica de aquí. Aunque la mejor manera de degustar los “calçots”, y de ahí la mención a que es una comida muy social, es ir con un buen grupo de amigos a pasar el día en una “calçotada”.

El mejor sitio, por su célebre “calçotada” anual y multitudinaria, es la localidad de Valls. Aunque en el resto de Catalunya también hay infinidad de masias típicas con excelente calidad de “calçotades”.

Podemos visitar en grupo estas masias. A parte de servirnos el típico vino de la casa en el tradicional “porrò“,  una “botella” de la cual hay que beber el vino a “morro”, nos pondrán un babero como a los niños pequeños. Los baberos tienen su significado, pero inicialmente, y con ayuda del vino, este hecho ya hace que las risas y bromas estén servidas….. Y más si por ejemplo es una comida de empresa.

Entonces ya llega la hora de los “calçots”. Se hacen sobre fuego abierto, y una vez bien negros, se sirven en mesa encima de tejas antiguas de barro. Acompañados de la tradicional “salsa romescu” se coge el “calçot”, se le quita la capa de piel negra, se unta en salsa, y de pie, se comen directamente. De ahi la funcionalidad el babero, que nos protegerá de salpicadas de salsa.

Después de los “calçots”, los más valientes se llegan a comer 30 o 40, es la hora de la carne a la brasa, costillas, butifarra… Montones de carne riquísima, que le quitarán el hambre al más avaricioso. De postre un tradicional músico con “Moscatell”, “mel i mato” o una crema catalana, acaban de redondear esta estupenda velada.

Asi que, si aun no ha disfrutado del placer de una calçotada, venga a Sixt, alquile un coche para el fin de semana y escoja usted mismo su destino. No se arrepentirá.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Términos de búsqueda: