En muchas ocasiones, conducir es una especie de bálsamo que nos libera de los problemas cotidianos, del estrés y de la rutina. Girar las llaves, oír el rugido del motor y aventurarse a hacer kilómetros es enormemente placentero, más aún, disfrutando del atardecer por una carretera solitaria al volante de un potente descapotable, cuyo motor nos susurra al oído. Por suerte, a lo largo de la geografía española, hay carreteras ideales para disfrutar del placer de la conducción, muchas de ellas rodeadas de paisajes de gran belleza. Desde Sixt hemos seleccionado cinco curiosas carreteras que te harán disfrutar al máximo.

El Valle del Jerte

Para muchos Extremadura es una gran desconocida, pero son múltiples los pueblos y carreteras que esconde esta comunidad y que hacen vibrar a cualquier amante de las cuatro ruedas, En este caso, te proponemos conocer el Valle del Jerte, con multitud de cerezos y la Sierra de Gredos enmarcando un paisaje natural verdaderamente llamativo. Y es que la diversión al volante está asegurada tomando la N-110 desde la ciudad de Plasencia hasta el valle del Jerte, pasando por Tornevacas y Cabezuela. Si tienes la suerte de transitar por la zona a mediados de abril, la carretera se vuelve aún más bucólica, puesto que un millón de cerezos florecen y cubren de blanco todo el valle, ofreciendo una imagen realmente impactante.

Robledillo de la Jara – Montejo de la Sierra

Se trata de uno de los tramos más bellos y desconocidos de la Comunidad de Madrid. La ruta que transcurre desde Robledillo de la Jara hasta Puebla de la Sierra te dejará boquiabierto por su gran belleza y sus espectaculares acantilados. Una vez que llegues al municipio de Puebla, tendrás que ascender por una serie de ‘horquillas’ que recuerdan al Paso del Stelvio, el paso de montaña pavimentado con mayor elevación de los Alpes orientales. Pero aquí no habrán finalizado las increíbles sensaciones, puesto que aún te quedará por delante el Puerto de la Hiruela, con unos 56 kilómetros muy gratificantes para los conductores.

Cabo Ortegal – San Andrés de Teixido

Partiendo desde Cabo Ortegal, donde el Cantábrico se agita con toda su fuerza, por la carretera provincial DP-2205, que discurre por la Sierra de la Capelada, se hallan trazados de curvas y rectas rodeadas de una naturaleza exuberante. El destino de este bello tramo es San Andrés de Teixido, una encantadora población con vistas a algunos de los acantilados más altos de Europa. Merece la pena degustar unos percebes en San Andrés mientras disfrutas de una impresionante puesta de sol sobre el mar.

Sóller – Pollença

Las Baleares y, especialmente, Mallorca atesoran lugares únicos por los que disfrutar de la conducción. Sóller enlaza con Pollença a través de una espectacular ruta que discurre por la carretera MA-10. La mezcla de parajes arbolados y el mar, que se asoma imponente en la mayoría de curvas, además del tráfico casi inexistente, la convierten en una de las mejores carreteras de España para disfrutar al volante. Sin lugar a dudas, se trata de la carretera más salvaje de la isla, y está protegida prácticamente en su totalidad por la Unesco. De hecho, durante su recorrido podrás admirar gran parte del Patrimonio Mundial de Mallorca.

Carretera Ronda – San Pedro Alcántara

Ahora nos situamos al sur de España, concretamente, en la provincia de Málaga. Partiendo desde Ronda, localidad que enamora a todo aquel que la visita, puedes tomar la A-397 hasta alcanzar el no menos hermoso municipio de San Pedro de Alcántara. Disfrutarás de aproximadamente 40 kilómetros con una sucesión de espectaculares curvas y con paisajes montañosos que dibujan el mar azul de fondo. A lo largo de este trayecto sentirás que conduces por un increíble circuito de carreras interurbano.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.0/5 (4 votes cast)
Las 5 carreteras más curiosas de España que querrás recorrer durante horas, 3.0 out of 5 based on 4 ratings