La prestigiosa guía Lonely Planet destacó a Sri Lanka como el mejor destino turístico en 2013. Tal vez le otorgó el galardón por sus exquisitos jardines de especias o por esos templos esculpidos en roca; a lo mejor fue por las figuras de budas gigantezcas, incluso por sus playas paradisíacas. Lo cierto es que esta isla que se desprende de la India hacia el sur y conocida también como Ceilán, es el destino de moda de los turistas más curiosos, esos que siempre están ávidos de descubrir nuevos paraísos terrenales. En Sixt, queremos averiguar por qué hay que viajar a Sri Lanka. ¿Nos acompaña?

sri lanka

Colombo

El viaje comienza en Colombo, capital de este país que durante 600 años ha cambiado nombre y sonidos, ya que recibió la influencia de portugueses, holandeses y británicos. Recoja su coche en nuestras oficinas y dé una vuelta por el paseo marítimo de Galle Face Green, un recorrido en paralelo al Océano Índico que es el destino de ocio habitual de los habitantes de la ciudad. Los que quieran empaparse en la historia y particularidades de Sri Lanka pueden aprovechar la presencia del Museo Nacional. Y seguro que las primeras fotos de su viaje serán las del maravilloso faro colonial que vigila la zona y da sombra a una pequeña playa.

Elefantes protegidos

A poco menos de 100 kilómetros de Colombo, en el sur de la isla, usted podrá conocer uno de esos lugares que nos devuelven la confianza en la capacidad del hombre para proteger su planeta. Aquí se encuentra un centro de conservación de mamíferos asiáticos, un emprendimiento pionero en el mundo. En la cultura cingalesa, algunos mamíferos, como los elefantes, son sagrados. En este recinto se ayuda a crecer a los elefantes huérfanos, se cura a los heridos o maltratados y se protege a los más ancianos. Un sitio tan bonito como inspirador.

Visitas obligadas

En Sixt le recomendamos dos ciudades en especial, Galle y Kandy. Galle, Patrimonio de la Humanidad  según la UNESCO, fue la primera fortaleza construida por los europeos en el sudeste asiático. Para los amantes de la historia, es una buena oportunidad de pasear por su casco historico, donde convive la arquitectura europea con la asiática. Hoy, esos edificios antiguos dan cabida a atractivos hoteles y restaurantes. Un lugar idea para degustar una copa de vino y admirar la belleza de Galle.

Kandy, por su parte, es la ciudad más visitada del país. Al igual que Galle, fue nombrada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Se la conoce habitualmente con el nombre de Senkadagalapura, ciudad sagrada del budismo, que durante 25 siglos fue una ciudad esplendorosa hasta la ocupación británica. Le recomendamos visitar el Templo del Diente de Buda y recorrer los seis kilómetros que separan Kandy de Peradeniya, donde está uno de los jardines botánicos tropicales  de referencia en el mundo entero.

El triángulo histórico

Tres puntos conectan una zona de especial valor histórico y cultural para Sri Lanka. Se trata de las localidades de Sigiriya, Anuradhapura y Polonnaruwa. Aquí se conservan restos arqueológicos que datan del siglo III antes de Cristo. Sigiriya, que se encuentra a 200 km al norte de la capital del país, era un palacio fortaleza de un monarca local, que mandó construirse un fortín sobre la cumbre de una gran roca de granito, alzada sobre la jungla, a 250 metros de altura. Pinturas y esculturas budistas hacen de este paseo una auténtica maravilla para el turista. Por su parte, Anuradhapura fue la primera capital. Ubicada a 250 kilómetros al norte de Colombo, destaca por tener la mayor estupa del país y un buen número de santuarios y figuras de Buda. Aquí se encuentra el Sri Maha Bodhiya, el árbol sagrado de 2.500 años de antigüedad.

Y para cerrar el triángulo se encuentra Polonnaruwa. Otra ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, fue la capital medieval de Sri Lanka pero hoy parece olvidada y sepultada bajo la selva. Las imponentes estatuas de Buda de Gal Vihare emergen de la vegetación y buscan resistirse al olvido.

El centro del país

Una meseta se asienta en la zona central de Sri Lanka. Las elevaciones alcanzan los 2.5000 metros de altura y cuentan con un rico patrimonio natural. Jardines de especias, colinas verdes donde se puede probar uno de los mejores tés del planeta y algún que otro nombre propio que vale la pena apuntar. Entre ellos destaca  el Pico Wilderness  y el Bosque de Conservación de Knuckles. Este paraje, rebosante de naturaleza, que cuenta con una flora y fauna en ocasiones casi virgen, es ideal para realizar senderismo o visitas ecológicas guiadas.

Vigilando desde una elevación este maravilloso rincón natural se encuentra Nuwara Eliya, una ciudad que combina el legado británico, gracias a sus edificios victorianos y sus campos de golf, con la exuberancia de la naturaleza nativa de las plantaciones de té.

Parques naturales

La isla cuenta con una riqueza natural enorme, donde lo que sobra es la fauna y lo que escasea, por suerte, es la presencia humana. En el Parque Nacional de Yala usted podrá comprobarlo, apreciando animales de todo tipo, como lepardos, elefantes, ballenas y osos. Otros sitios, como el Parque Nacional Udawalaw y el de Minneriya, también cuentan con reservas de animales, como los elefantes salvajes o un buen número de aves.

Kilómetros de playas

Y como broche de oro, qué mejor que disfrutar de unas vacaciones dándose un buen baño en estas playas casi vírgenes. No se olvide que estamos hablando de una isla tropical, y como tal, cuenta con cerca de 1.300 kilómetros de playa y unas aguas con una temperatura media de 27ºC.

A poco más de 50 kilómetros de la capital usted puede visitar Bentota y Beruwala, playas con resorts y hoteles con tratamientos de ayurveda. Por su parte, la zona sur de la isla es ideal para bucear. En Tangalle Bay y Wallagama hay una franja perfecta para descubrir la riqueza natural del fondo marino.  Y los que quieran correr olas deben poner rumbo al este. Allí se encuentra uno de los destinos preferidos por los surfistas de todo el mundo, Arugam Bay. Pero si usted quiere relajarse y moverse más bien poco, qué le parece visitar Unawatuna, al oeste de la isla y habitual en las listas de las mejores playas del mundo.

Para terminar el viaje de forma memorable, y especialmente si viaja en familia, le recomendamos desplazarse hasta la zona de Dondra Point para avistar ballenas o en Kalpitiya, para admirar a los cientos de delfines que atraviesan el mar. Un espectáculo imperdible.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
Visite Sri Lanka con Sixt, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Términos de búsqueda: