Sant AntoniUna de las fiestas más popular son las fiestas de San Antonio Abad, el 17 de enero de cada año en Mallorca. Se trata de una fiesta muy arraigada en las costumbres populares, cuyo origen se remonta a la antigua sociedad agrícola balear. En aquella época, la gente se encomendaba a San Antonio, patrón de los animales domésticos, para obtener protección de los animales útiles en los trabajos del campo. La veneración al santo se ha representado de distintas maneras con los años, y ha evolucionado hasta convertirse en la fiesta que hoy conocemos, que nunca ha perdido la esencia de su razón de ser: venerar al santo y pedir protección para los animales.

En muchos pueblos de Mallorca,  como sa Pobla, Muro, Artà o Sant Joan, el día de San Antonio es festivo, en el resto de localidades donde no lo es, también se celebra de manera espléndida, congregando en las calles a multitud de gente que se reúne alrededor de las hogueras, comparte bailes con el Demonio o acude a la iglesia con sus animales para que reciban la bendición de San Antonio.

La fiesta comienza la víspera del santo, con la llamada Revetla de San Antonio. Por la noche, se encienden grandes hogueras en las principales calles y plazas de los pueblos, mientras la gente baila alrededor. El fuego, auténtico centro de la celebración, simboliza en esta fiesta la purificación y la renovación de la vida, el triunfo del bien sobre el mal. Además, esa noche se hacen torrades  y todo el mundo comparte llonganisses, botifarrons, sobrassada y otros productos típicos como la espinagada típica de sa Pobla. Durante toda la noche, mágica para muchos, la música de los xeremiers suena incansable, y tiene lugar uno de sus mayores atractivos; el tradicional Baile de Demonios, que simboliza las tentaciones del Demonio que San Antonio glorioso tuvo que superar con frecuencia.

Al día siguiente, día de San Antonio, la festividad se hace más seria. Después de la misa solemne en honor al santo, tienen lugar las Beneïdes de los animales de la gente del pueblo. Desde canarios, jilgueros, perros, gatos, cerdos y gallinas, hasta asnos y caballos, todos los animales domésticos de los pueblos esperan ansiosos en el mismo lugar sagrado, al salir de misa, que San Antonio vele por ellos. Ese día, en muchas localidades, continua la fiesta con desfiles de carrozas, decoradas con motivos rurales y alusiones a la vida de San Antonio. La devoción de Muro hacia San Antonio Abad es tan antigua como el mismo pueblo, ya que la primitiva iglesia parroquial ya tenía capilla y altar dedicados al santo, donde día 9 de enero de 1414 el presbítero Jaime Mollet fundó un beneficio. Una manera en que el pueblo también ha demostrado la devoción a San Antonio-según la nota histórica de sus gozosa sido la gran cantidad de actos de culto que se le han hecho celebrar. A más del beneficio de 1414 encontramos que en 1786, día 17 de enero, había fundados 50 oficios y aniversarios, cien Misas rezadas, trece maitines, un responso, y la lista sigue alargándose a la semana siguiente a la fiesta. Sin duda, la celebración de San Antonio Abad es un solemnísima día de fiesta local para Mallorca, fuertemente arraigada desde siglos atrás. Es una fiesta grande, de mucha algazara y sobre todo, eminentemente popular.

Si quieres disfrutar de esta fiesta, alquila un coche en Sixt rent a car y conoce las tradiciones Mallorquinas.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Términos de búsqueda: