aeromobil

Ya no hay que recurrir a las películas de ciencia ficción para ver a un coche volar. Solo hay que darse una vuelta por las instalaciones de la startup eslovaca AeroMobil para constatar que uno de los inventos que más se ha hecho esperar, es una realidad. El coche que vuela se llama AeroMobil 3.0 y fue presentado hace un par de semanas durante el Pioneers Festival de Viena, en Austria.

Su principal creador, el Emmett Brown contemporáneo (y real), se llama Stefan Klein. Fundador del Departamento de Diseño de Transporte de la Academia de Finas Artes de Eslovaquia, lleva desde 1989 haciendo bocetos y pruebas. Tras veinticinco años de arduo trabajo y no pocas frustraciones, hoy Klein es un señor feliz que va por los principales eventos y ferias del mundo enseñando su maravillosa criatura.

Todo cambió en el 2010 cuando Klein consiguió los fondos necesarios para desarrollar su prototipo. Así fue como montó AeroMobil, la startup desde la que se aceleró el proyecto. AeroMobil 3.0 es el tercer prototipo funcional de la compañía.

Para repostar el coche que vuela no hace falta plutonio, basta con acercarse a una gasolinera normal y ponerse en la cola. Pero cuando se trata de la velocidad, el AeroMobil sí es especial: necesita alrededor de 200 metros para poder despegar y 50 para aterrizar. Durante el vuelo puede alcanzar una velocidad de 200 kilómetros por hora. Una verdadera maravilla mecánica que bien nos gustaría tener en nuestra flota.

Pese a que el coche que vuela es una realidad, todavía queda un buen trecho legal para que consiga hacerlo de forma habitual. AeroMobil espera que la legislación eslovaca permita tripular este tipo de coches y que se tomen las medidas necesarias para que el tráfico aéreo asimile el nuevo invento. Entre las muchas cosas que quedan por definir está el saber el tipo de carné que necesitarán los conductores del AeroMobil. Otro detalle, para nada menor, es definir la altitud permitida para que no coincidan con aviones de línea y avionetas particulares. Y, por supuesto, aún hay que inventar un carril aéreo o ciertas normas específicas para los coches voladores.

La Unión Europea es una de las regiones del mundo que más ha apostado por este tipo de transporte. El proyecto MyCopter pretende colaborar y acelerar la creación de vehículos que sean capaces de volar. Hasta seis institutos han investigado y analizado las ventajas y dificultades de este tipo de transporte. Gracias a AeroMobil 3.0, se ha confirmado que las investigaciones y pruebas iban por buen camino.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
El coche que vuela... existe, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Términos de búsqueda: