Abt, Manhart, MTM, AC Schnitzer, Hamman Performance, AMG o ///M Motorsport, a muchos les sonará a inversores de la banca alemana ó a Chino directamente, pero no, estas siglas corresponden a parte de los mejores preparadores y desarrolladores de vehículos de serie del mundo y sí, son alemanes.

Mientras la tendencia en el mundo del tuning ha sido impresionar con lo estrambótico y la personalización al nivel mas extremo tipo American tuning o Japan performance (podemos ver aberrantes ejemplos en la saga Fast & the Furious o MTV Tuning) los alemanes se han mantenido cautos en sus estéticas lo que ha llevado por un lado a tener gran cantidad de detractores pero aún mas auténticos adictos al tuning alemán desde todas las partes del mundo tanto por su particular estética que disimula las brutales especificaciones técnicas capaces de exprimir a partir de cualquier vehículo sin necesidad de ostentar lo más mínimo lo que se esconde bajo su capó.

De todos es sabido que los vehículos alemanes triunfan en el mundo entero, muy reñido al símbolo de la perfección técnica, las esencias de la marca y garantía de fiabilidad.
En esa línea, los desarrolladores no han  querido ser menos y han llevado el concepto del tuning alemán o German Performance al nivel más extremo sin renunciar a la pureza alemana del automovilismo, donde gran parte de las referencias técnicas son sacadas directamente desde la competición.

 

El tuning alemán se caracteriza principalmente por varias pautas:

  • Fabricantes alemanes principalmente. (Grupo VAG, Porsche, Bmw ó Mercedes Benz)
  • Muy cotizadas preparaciones en unidades históricas o retro-tuning, tipo Golf MK1,  Jetta, Audi Quattro, BMW E36…
  • Estéticas muy austeras que sin renunciar a las líneas y esencias de un modelo es capaz de refinarlo y estilizarlo con mucho acierto. Hay predilección por el minimalismo estético, donde abunda la supresión de anagramas, reducción o camuflado de embellecedores, ensanches, alisados, supresión de alerones, calandras y elementos discordantes.
  • Tendencia a pinturas oscuras, colores opacos y  poco llamativos. Rechazo absoluto al uso de colores u ornamentación estridente en la pintura (vinilos, brillos, pinturas iridiscentes…)
  • Muy característicos el ensanchamiento del vehículo tanto en el aspecto técnico, usando separadores, llantas con garganta y reducciones de altura de suspensiones superiores a 70mm al igual que de carrocería, mediante el ensanchamiento de aletas, aletines, estriberas, spoilers, faldones o paragolpes.
  • Aspecto mecánico, donde destaca especialmente el estilo. En los preparadores alemanes literalmente se puede ver de todo, desde inserción de motores de un modelo a otro (Swaps: véase VW Golf mk1 con motor de VW Corrado G60), actualizaciones de motores antiguos donde se  les acopla sistemas Bi-turbo doblando el par, o rectificados de motores y potenciaciones hasta límites prohibitivos para algunas cilindradas y pesos.

Todas estas características entre otras muchas han hecho que junto al tuning californiano o japonés, sean los referentes a nivel mundial, para muchos, un hobbie de amateur y para otros tantos, un gasto absurdo de dinero, pero para los realmente amantes del automovilismo y sobre todo fieles al estilo dentro de todas las variantes del post-desarrollo de vehículos de serie, ven en el German Tuning un estilo acertado y conservador donde el cuidado del gusto y las prestaciones son entregadas al cliente de manera muy precisa y donde se puede sentir de manera exclusiva poseedor de un coche único en el mundo.

Hay quien dice que no has conducido un verdadero pura sangre Made in Germany hasta que no has probado un legendario M3 CLS o un AMG Black Series.

Nosotros en Sixt alquiler de coches les damos la oportunidad de que los hagan probando nuestros Porsche 911 o incluso un mítico M5 de última serie. ¿Están preparado para ello?.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
German Performance vs The World , 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Términos de búsqueda: