Habemus Papam. ¿Y Papamóvil? El Vaticano atesora una gran colección de coches utilizados por los distintos pontífices a lo largo de la historia. ¿Cómo será el que use en sus traslados el nuevo Papa, Francisco I? De momento es una incógnita. Lo que sí está claro es que los más recientes distan mucho de aquellos primeros modelos de papamóviles de principios de siglo XX que apenas destacaban el color blanco en su carrocería y carecían de cúpula acristalada.

La moda de los Mercedes

El primer coche oficial de un pontífice fue un Mercedes Nürburg 460, regalo de la firma en el verano de 1930 a Pío XI, aunque éste únicamente lo usó para dar algún paseo por los jardines del Vaticano. El vehículo, capaz de alcanzar los 100 km/h, contaba en su interior con la talla de San Crístofer.

En los años 60, la moda de los Mercedes seguía haciéndose más fuerte en la Ciudad de Vaticano. Al Mercedes 300 d (conocido como Mercedes Adenauer) del Papa Juan XXIII, el primero en contar con aire acondicionado en su interior, le siguió una versión especial del Mercedes 600, que estrenó Pablo VI.

Papamóvil - Mercedes Benz Clase M

Blindaje y cúpula acristalada

Con la llegada al pontificado de Juan Pablo II en 1978, la Santa Sede cambió radicalmente su imagen. Comenzaba la era de los viajes y había que adaptar los vehículos a las nuevas necesidades del sumo pontífice. Una de las novedades más evidentes residía en la incorporación de una cúpula acristalada y conectada al propio coche. Con los años, y especialmente tras el atentado a Juan Pablo II en 1981, se fue mejorando el diseño al fijar y blindar la cúpula, como la recordamos en el Mercedes Clase M, el último papamóvil de Karol Wojtyla. Benedicto XVI ocupó uno de la Clase G, muy similar al de su predecesor.

El Pabellón de las Carrozas

A finales de 2012, los Museos Vaticanos abrieron de nuevo al público el Pabellón de las Carrozas con un aspecto renovado. Un lugar nostálgico donde no falta el Fiat 1107 Nuova Campagnola en el que precisamente viajaba Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981, el día en el que sufrió el atentado. A este Fiat se suman numerosos coches oficiales y ¡un volante del Ferrari 2003 de Michael Schumacher! El presidente de la escudería italiana, Luca Cordero di Montezemolo lo donó a Benedicto XVI con esta dedicatoria: “El volante del F1 Campeón del Mundo a Su Santidad Benedicto XVI, piloto de la cristiandad”.

¿Seguirán los vehículos de la marca Mercedes copando los papamóviles? El Papa argentino tiene la palabra.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
Los coches de los Papas, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Términos de búsqueda: