Sacarse el carné de conducir es todo un ritual. Para muchos, es el paso definitivo que marca la entrada en la edad adulta. Desde que somos niños jugamos con coches y soñamos alguna vez con poder conducirlos. Suspender las duras pruebas, en algunos casos varias veces seguidas, hace saltar la voz de alarma en nuestro entorno: ser mal conductor suele ser objeto de mofa. En España sacarse el carné de conducir no es tarea sencilla… ni barata. Pero veamos cómo es en otros países. Sitios en los que muchas veces no hace falta ni hacer una prueba para obtener el carné.

Grado alto de dificultad

La cuna de Michael Schumacher es un sitio exigente a la hora de examinar conductores. Tal vez por eso salgan tan buenos pilotos en Alemania. El proceso es largo y arduo. Hay que asistir al menos a catorce sesiones teóricas y hacer un curso de conducción práctica de doce horas como mínimo. Luego, se deben aprobar los exámenes. El teórico se compone de 30 preguntas, elegidas al azar entre más de mil. La prueba práctica es más compleja: dura cerca de 45 minutos y el alumno debe demostrar reflejos y habilidades concretas. Los examinadores son muy exigentes.

Los datos reflejan la dificultad del proceso alemán: sólo el 65% de los postulantes a licencia para automóviles (clase B) aprueban el examen práctico. Pero la cosa no termina allí. Los jóvenes que obtienen el carné tienen un período de prueba de dos años en los que fallos importantes pueden hacer que les retiren el carné. Esta política de seguridad vial ha permitido que en los últimos diez años Alemania haya reducido la siniestralidad casi en un 50%.

Grado bajo de dificultad… o nulo

En el otro extremo está México. En su capital, el DF, no hay ni que sentarse dentro del coche para conseguir el carné de conducir. Basta con presentar una identificación oficial, el último recibo del teléfono y pagar una tasa de 40 dólares. Y a conducir. El proceso lleva poco más de diez minutos. Las autoridades locales argumentan que este tipo de trámites permite a los ciudadanos ahorrar tiempo y dinero. En lo que no parecen pensar demasiado las autoridades es en la seguridad de los ciudadanos. Ni los conductores ni los peatones estararán a salvo si sacar el carné de conducir es un trámite tan complejo como darse de alta en un videoclub.

Uruguay no llega a casos tan insólitos como el mexicano pero en algunas regiones el examen teórico consiste en ocho preguntas. El práctico tampoco es tan difícil. En algunos pueblos el examinador ni siquiera se sube al coche y contempla la acción desde la plaza del pueblo mientras el alumno da vueltas, como si estuviese en un paseo dominguero.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.2/5 (5 votes cast)
Sacarse el carné de conducir en otros países, 4.2 out of 5 based on 5 ratings

Términos de búsqueda: