A los que aún no se han sacado el carné, el único coche que pueden conducir está en un videojuego. Y a los que sí se lo han sacado, el videojuego les permite hacer todo lo que no harían en una carretera real: correr a más de 200 Km/h, saltarse todas las normas de tráfico […]

Ir al artículo: Videojuegos de coches: cinco opciones para disfrutar al volante »