El instinto de competición es intrínseco al ser humano y solo le hace falta tener un motivo para sacarlo a relucir. Uno de estos pretextos llegó en 1875 con el primer automóvil propulsado por un motor de combustión interna y atribuido a Siegfried Marcus (de nacionalidad austriaca aunque alemán de nacimiento). Una década después, Carl […]

Ir al artículo: El origen de las carreras de coches »