La historia del cine está llena de grandes conductores de coches. Algunas de las escenas más memorables de la gran pantalla son persecuciones llenas de vértigo y adrenalina. Cómo olvidar al gran Steve McQueen zigzageando por las calles de San Francisco a bordo de un Ford Mustang GT-390 en “Bullit”, o a los Austin Mini […]

Ir al artículo: Cuando el conductor es el protagonista de la película »