El blog de Sixto

Cualquier momento del año es bueno para portar gafas de sol

Cualquier momento del año es bueno para portar gafas de sol

Llevamos ya varias semanas siendo objetos del sol y del calor. Seguro que es un tema bastante frecuente en vuestras conversaciones diarias con amigos, colegas del trabajo o familiares. Y seguro que tenéis cerca a alguien que tiene una opinión que sea totalmente diferente a la que tenéis vosotros o vosotras
ISOTIPO-SIXTBLOG

Llevamos ya varias semanas siendo objetos del sol y del calor. Seguro que es un tema bastante frecuente en vuestras conversaciones diarias con amigos, colegas del trabajo o familiares. Y seguro que tenéis cerca a alguien que tiene una opinión que sea totalmente diferente a la que tenéis vosotros o vosotras. Se trata de un tema que no deja indiferente a nadie, pero que tenemos que soportar de la manera en que podamos hacerlo. Ha llegado el momento del verano y, como tal, hay que superarlo del modo en que cada cual estime oportuno.

Nos guste o no, lo cierto es que no podemos usar los mismos patrones en nuestro día a día que cuando las temperaturas son de otra manera. Al igual que no podemos salir a la calle con ropa de abrigo, será necesario, en cambio, que tomemos algunas precauciones en lo que tiene que ver con el sol y el calor. Por ejemplo, es idóneo que usemos crema solar para protegernos de todos los daños que los rayos ultravioleta del Sol pueden ejercer sobre nuestra piel. Y, del mismo modo, es necesario que usemos gafas de sol para proteger nuestros ojos. Especialmente si solemos conducir.

En una noticia que hemos rescatado del portal web Motorpasión se habla de alguna de las cuestiones inherentes a las gafas de sol cuando estamos al volante. Se especifica qué tipo de certificados de calidad deben tener y de qué material deben estar fabricadas. Lo cierto es que hablamos de un producto que hay personas que compran muy a la ligera y que debe tener y garantizar una protección más potente de lo que solemos pensar. Y es que, amigos y amigas, no todas las gafas de sol son iguales por mucho que se parezcan entre ellas. Os lo podemos asegurar.

En otra noticia, en este caso publicada en la página web del diario 20 Minutos en el año 2008, se establecía que el 19% de la población no usaba gafas de sol, de lo que se deriva que el 81% restante sí las usa, lo cual hubiese pegado mejor como titular de una noticia. No hay dudas: la mayoría de la población usa este artilugio para protegerse en momentos como en los que nos encontramos y la verdad es que es una suerte que así sea. Debemos seguir promoviendo que este uso sea tan alto.

La demanda de gafas de sol se viene caracterizando por un fuerte crecimiento cuando llegan las épocas veraniegas. Pero también ha ganado terreno a lo largo de todo el año puesto que, para conducir, también son ideales en un día claro del mes de noviembre o de febrero. Los profesionales de Tic Tac Área nos han indicado que, aunque la mayoría de las ventas de este producto se siguen contabilizando desde el mes de mayo al de septiembre, cada vez el reparto está más equilibrado entre esa época del año y la restante. Y va a seguir equilibrándose de cara a los próximos años.

España, la excepción

Nuestro país es prácticamente el único país de Europa en el que esto es así. Es obvio que estemos entre los destacados en ese sentido a causa de la gran cantidad de horas de Sol que tenemos a lo largo del año, pero nos sorprende que en otros países que cuentan con mucha luz solar, como es el caso de Portugal, Italia o Grecia, la demanda de las gafas de sol siga siendo muy mayoritaria durante los meses de verano y no se haya repartido aunque sea un pelín, como ya os decimos que sí ha ocurrido en el interior de nuestras fronteras.

Está claro que hablamos de un tipo de producto que siempre va a ser muy útil para las sociedades como la nuestra y que debería estar en la categoría de los cinturones de seguridad, los airbags y otros elementos que garantizan nuestra seguridad cuando nos encontramos al volante. Quien lleve un tiempo conduciendo sabrá lo incómodo que resulta hacerlo con el Sol de cara… y todos y todas somos perfectamente conscientes de que no siempre nos vale con el parasol del coche para combatir este problema.

Las gafas de sol constituyen un producto básico para buena parte de la población en España y está claro que a ellas debemos una gran comodidad no solo cuando estamos ante el volante, sino también cuando nos encontramos caminando por la calle durante una soleada mañana de primavera. Se han ganado el derecho de formar parte de nuestra vida y está claro que van a seguir a nuestro lado durante muchos años más. Que así sea supondría una buena noticia para nosotros y nosotras.