Fotografía profesional durante el embarazo

ISOTIPO-SIXTBLOG

El uso de las fotografías profesionales se está extendiendo. Hace años su uso se limitaba a bodas y comuniones, pero cada vez es mayor el uso que se le da en otros ámbitos. Uno de los aspectos más destacados de la fotografía profesional es el embarazo. Son muchas las embarazadas que solicitan a profesionales para capturar la etapa del embarazo. Es una manera de registrar el crecimiento de la barriga y tener un recuerdo único de esa etapa. 

Gracias a la fotografía profesional durante el embarazo se pueden crear recursos y recursos visuales de la transformación que sufre una mujer durante el embarazo. Puede realizarse durante las primeras etapas, las intermedias o la etapa final. Aunque lo más frecuente y recomendable de fotógrafos expertos como Volana Fotografía, que tiene grandes reconocimientos por su trabajo fotográfico, “te sugerimos programar la sesión entre la semana 30 y la 35 de gestación”. 

Importancia de la fotografía de embarazo

La fotografía de embarazo es una elección personal. Es decir, no existe una importancia clara para que toda mujer embarazada inmortalice en imágenes ese momento. Es más bien una elección que da significado y llena de recuerdos el momento. 

Este tipo de fotografías va más allá de capturar imágenes, consiste en crear una historia y plasmar la conexión que existe entre la madre y el bebé. También entre toda la familia. Pues aunque los protagonistas de estas sesiones sean la madre y la barriga, lo cierto es que se comparten momentos con el resto de la familia. Que, en menor medida, también se inmortaliza con las fotografías. 

Tipos de fotografía de embarazo

A la hora de decantarse por la fotografía de embarazo hay que valorar que existen diferentes tipos. Normalmente se ofrecen diversas ubicaciones. Es decir, se pueden hacer en estudio o al aire libre, por ejemplo. Depende de la idea y gusto de cada persona. 

  • Sesiones tradicionales en estudio:

Son las sesiones que se realizan en un espacio controlado. Es decir, control sobre la iluminación, el fondo, los objetos decorativos, vestuario, etc. Todo ello bajo acuerdo, pero con la visión de un profesional en el ámbito. 

  • Fotografía lifestyle:

Son las sesiones que se realizan en entornos del día a día. La finalidad es capturar momentos cotidianos, naturales y significativos del día a día. Donde la neutralidad es lo principal y la decoración y otros aspectos pasan a un segundo plano. 

  • Sesiones en exteriores:

Las sesiones en exteriores se realizan al aire libre. Con luz natural. Puede ser en cualquier espacio aunque lo más común son parques e incluso playas. Tratan de demostrar alegría y energía. 

  • Enfoque artístico y creativo:

El enfoque artístico y creativo en la fotografía son sesiones donde el fotógrafo experimenta con diferentes técnicas. Es frecuente el juego de las perspectivas, pero también tiene un valor importante el color. Siendo común el uso de imágenes en blanco y negro así como los retoques digitales. 

¿Cómo prepararse para la sesión de fotografía?

Para las sesiones de fotografías hay que prepararse. Cada detalle cuenta, desde la elección del fotógrafo hasta la idea de ubicación o el vestuario. 

  • Elección del fotógrafo:

La elección del fotógrafo es el paso más importante. De su profesionalidad depende el resultado final y la calidad de la sesión. Recopilar información sobre el fotógrafo es importante para escoger al mejor. Busca también una persona con la que sea fácil comunicarse y donde exista una clara comprensión entre las partes. 

  • Elección de la fecha y la hora:

La elección de la fecha y la hora de la sesión son otro aspecto importante. Si se necesita más luz al estar al aire libre, si se prefiere el atardecer, de noche o que sea indiferente si se hace en un estudio. Son aspectos que hay que valorar para gestionar adecuadamente la sesión. También es importante la época del año de cara a la vestimenta. 

  • Elección del vestuario:

Otro aspecto importante es el vestuario. Esto depende del tipo de sesión que se quiera hacer, del estilo y de la época. No obstante, independientemente de ello siempre hay que optar por ropa cómoda, segura y que evidentemente, resaltes la barriga. Siempre teniendo en cuenta que el protagonismo lo tiene la barriga, por lo que ropa llamativa y extravagante no es lo más adecuado. 

  • Elección de la ubicación:

Como hemos explicado la ubicación está alineada con el tipo de sesión. Si se quiere hacer la sesión en un estudio, será más clásica, acogedora y estará cada detalle cuidado y controlado. Si se prefiere al aire libre, en lugares con significado, el control es relativo. Prima la seguridad, accesibilidad y la persona fotografiada. El entorno no se puede controlar. 

  • Preparación personal:

Un fotógrafo profesional puede controlar solo el momento. Con esto se quiere decir que no todo está a su alcance y que una buena sesión con una buena imagen, requiere que la mujer esté descansada, hidratada y que no abunde en maquillaje. La naturalidad en este tipo de sesiones es importante. 

  • Durante la sesión:

La duración de la sesión depende del acuerdo previo. Por ello, es importante estar relajado y disfrutar del momento. Seguir las instrucciones del fotógrafo y comunicarse constantemente para aportar ideas es fundamental. 

La sesión de fotografía

La sesión de fotografía tiene muchas fases. Comienza por la elección de todo lo mencionado en el apartado anterior: ubicación, vestuario, hora, fecha, entre otras. Pero hay que tener en cuenta también las pautas una vez vaya a comenzar la sesión.  Desde la elección de poses y la iluminación hasta el retoque final. 

  • Posiciones y poses:

Una vez comienza la sesión el aspecto más importante son las posiciones y poses que se realizan. En este tipo de sesiones tiene que existir un equilibrio entre las poses que, por un lado, resalten y muestren la barriga en todas sus perspectivas y, por otro, que favorezca la comodidad y belleza de la madre. 

En las sesiones se suelen combinar posiciones clásicas como por ejemplo, las manos sobre la barriga; hasta posiciones más dinámicas como por ejemplo, caminar. 

Es el fotógrafo quien sabe dar las indicaciones adecuadas para que todo se capture a la perfección. Juega con los ángulos para la perspectiva de la barriga; introduce elementos; incluye a la familia y mucho más. 

  • Iluminación:

En fotografía, sea del tipo que sea y por tanto, también en sesiones de embarazadas, la iluminación es un factor clave. 

La luz natural es la mejor elección y la que mejores fotografías garantiza por su calidez. Sin embargo, hay otros momentos como el amanecer o el atardecer que aunque con peor luz, plasma momentos preciosos, con una luz más suave que resalta la belleza. 

Cuando se trata de iluminación artificial está tiene la ventaja de ser controlada y por tanto, cuidar al detalle sus efectos. 

Al fin y al cabo, la iluminación se puede adaptar. Si es al aire libre, considerando el sol, las sombras, los árboles, etc. Es la capacidad del fotógrafo de poder adaptarse a cada entorno y lograr obtener lo que la embarazada busca. 

  • Retoque fotográfico:

No todo el mundo está de acuerdo con el retoque. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la finalidad del retoque de un buen fotógrafo es realzar la realidad y no modificarla. 

En la fotografía de embarazo, el retoque suele centrarse en suavizar la piel, equilibrar tonos y resaltar detalles esenciales. Hay que tener en cuenta además, que se trata de una etapa de cambios hormonales, donde los cambios en la piel y el pelo, por ejemplo, pueden afectar a la embarazada y a las fotografías. Todo cambio que sea para mejorar es bueno, manteniendo siempre la realidad. 

No obstante, este retoque también tiene que ser pactado. Es decir, si se prefiere un enfoque minimalista, más llamativo, en detalles concretos, etc. Por ello, debe primar la comunicación para obtener un buen resultado final. 

El álbum 

El álbum de fotos es el resultado final. Es el elemento que se lleva el cliente y que plasma todo lo logrado en la sesión de fotografía. En el álbum hay que tener en cuenta los siguientes aspectos: 

  • Diseño:

El diseño del álbum es clave. Tiene que ir acorde al tipo de fotografías, las cuales han tenido que ser seleccionadas previamente. No todas las fotografías de la sesión son válidas por diversos motivos, por el tipo de foto o por el gusto de la embarazada, por ejemplo. 

El diseño comienza por la elección del álbum, pasta blanda, dura, color, distribución de las imágenes, tipografía, etc. También es importante la colocación de las imágenes, es decir, el orden en que se van a colocar. 

  • Impresión:

A la hora de crear el álbum hay que valorar el método de impresión. De ello depende la calidad, aunque generalmente es una garantía. Los profesionales trabajan con empresas especializadas de impresión. 

Hay que valorar aspectos como la elección del papel y la textura. De todo ello depende el resultado final, pero lo más importante es la durabilidad. La idea es que su calidad dure lo máximo posible por el recuerdo. 

  • Entrega:

La entrega del álbum es el último paso de las sesiones. Es el punto y final de todo el proceso, cuidado y minucioso de una sesión de fotografía durante el embarazo. 

Para rematar la entrega se tiene en cuenta los últimos retoques y el embalaje. 

Publicaciones recientes

Comparte