La relación entre diabetes y salud bucodental

ISOTIPO-SIXTBLOG

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa en sangre están muy altos y el sistema de regulación de la glucosa está alterado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que entre los años 1980 y 2014 se ha triplicado, porque ha pasado de 108 millones a 422 millones, esto se debe al estilo de vida como el sendetarismo y la obesidad.

El cuidado de la salud oral en personas diabéticas es una parte fundamental para conseguir un buen estado de salud general. Si no se controla los niveles de glucosa en el cuerpo, la salud oral puede verse afectada, porque aumentarían las posibilidades de padecer problemas bucodentales.

Según la Sociedad Española de Diabetes (SED), su prevalencia ha alcanzado el 14,8%. Afecta a uno de cada siete adultos. Es fundamental tratar adecuadamente esta enfermedad, porque puede causar un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular, una insuficiencia renal, etc.

Las manifestaciones orales más frecuentes de la diabetes

Aumento del apetito

La necesidad de comer y beber más puede producir un aumento de las caries y la inflamación de las encías, porque al estar comiendo durante todo el día se te puede olvidar cepillar los dientes después de cada comida.

La boca seca

La boca seca o la xerostomía también puede producir un aumento de las caries, mal aliento, úlceras y la aparición de infecciones bacterianas en la boca.

Esto puede provocar la gingivitis y si no se trata a tiempo, puede dar lugar a la periodontitis o a la pérdida de piezas dentales. La saliva es importante para proteger la salud de microbios, mantener el pH de la boca, eliminar la acumulación de placa bacteriana…

Dificultad en la cicatrización

Las medidas de higiene y los cuidados posoperatorios de los pacientes diabéticos deben extremarse, para evitar complicaciones debidas a la dificultad en la cicatrización de las heridas.

Si no se controla, puede provocar el deterioro de los glóbulos blancos, la principal defensa del cuerpo contra las infecciones. Si se someten a alguna cirugía dental o periodontal deben seguir todas las recomendaciones del odontólogo.

Enfermedad periodontal

El Consejo General de Dentista informa que el 90% de los pacientes diabéticos son propensos a padecer enfermedad periodontal. Esta enfermedad se produce por las bacterias de la placa dental.

Síndrome de ardor bucal

Las personas diabéticas sienten un quemazón lingual, aunque a veces aparece un dolor intenso.

Agrandamiento de las glándulas salivales

Este síntoma es frecuente en personas con diabetes, estas glándulas provocan un mal sabor en la boca.

Candidiasis oral

Los profesionales de la Clínica Recaver informan que la diabetes puede causar una infección por hongos llamada aftas o candidiasis oral, que se presenta como una placa blanquecina y dolorosa en la boca.

Las úlceras orales

Pueden desarrollarse en la boca úlceras, debido a la falta de colágeno y déficit inmunológico.

El cuidado dental en las personas diabéticas

Las personas con diabetes deben seguir ciertos hábitos saludables para cuidar la salud oral. Las recomendaciones son las siguientes:

Controlar los niveles de azúcar en la sangre

Los altos niveles de azúcar en sangre producen complicaciones y daños en los tejidos, por lo que es fundamental controlar la glucemia para evitar daños en la salud oral.

Una adecuada higiene oral

Es muy importante una correcta higiene bucodental para evitar enfermedades en la boca. Se recomienda cepillarse los dientes, las encías y la lengua después de cada comida, con un cepillo suave y pasta dental con flúor.

Para completar la limpieza se puede utilizar seda dental o cepillos interdentales. Es fundamental la seda dental porque acaba con la placa bacteriana acumulada en la boca, elimina los restos de comida y ayuda a combatir la halitosis.

Los profesionales recomiendan usar unos 50 cm de seda, enrollar los extremos en el dedo índice de cada mano y después realizar un movimiento de vaivén suave entre las piezas dentales.

Visitar al dentista con frecuencia

Es muy importante acudir a revisiones dentales cada 6 meses, para que el odontólogo pueda evaluar el estado de los dientes y las encías para detectar cualquier daño que se haya producido.

Las limpiezas profesionales ayudarán a eliminar el sarro y a prevenir la gingivitis y la enfermedad periodontal. Es aconsejable acudir a consulta cuanto antes si hay lesiones o cambios en la boca.

Informar al odontólogo de la enfermedad

Informa al dentista que eres una persona diabética para que lo tenga en cuenta.

Evitar el tabaco

Los fumadores diabéticos mayores de 45 años tienen un riesgo 20 veces mayor de desarrollar enfermedad periodontal grave.

Alimentación saludable

Es recomendable una dieta saludable baja en azúcar, sal y grasa.

Publicaciones recientes

Comparte