El blog de Sixto

Principales problemas del pie en la tercera edad

Principales problemas del pie en la tercera edad

Los pies son los pilares del cuerpo humano. Desde que aprendemos a mantenernos en pie y caminar, los pies, que son nuestra base corporal, van a sufrir con cada una de nuestras incorrectas decisiones, pues soportarán todas aquellas modificaciones que a lo largo de los años nuestro cuerpo experimente como aumentos de peso corporal, ya sea por embarazo o simplemente por una ganancia de kilos, el uso de un calzado inadecuado, problemas ortopédicos, lesiones como esguinces, estiramientos de tendones, etc.
ISOTIPO-SIXTBLOG

Los pies son los pilares del cuerpo humano. Desde que aprendemos a mantenernos en pie y caminar, los pies, que son nuestra base corporal, van a sufrir con cada una de nuestras incorrectas decisiones, pues soportarán todas aquellas modificaciones que a lo largo de los años nuestro cuerpo experimente como aumentos de peso corporal, ya sea por embarazo o simplemente por una ganancia de kilos, el uso de un calzado inadecuado, problemas ortopédicos, lesiones como esguinces, estiramientos de tendones, etc. Todo ello va a repercutir y dejar huella en nuestro equilibrio, en la postura y, por supuesto, en nuestra forma de caminar.

Tanto es así, que según un estudio realizado por Achilles Foot Screening Project en el que se recogieron datos de casi 14.000 personas, dio como resultado que el 78% de las personas mayores de 65 años tiene problemas en los pies. En este sentido, entre las afecciones más comunes se pueden citar las siguientes:

  • Se trata de un aumento exagerado del grosor de las uñas, más frecuente en el dedo gordo. Puede estar causado por traumatismos vasculares, artrosis o por sufrir psoriasis, esclerodermia o practicar deporte. Puede producir malestar y dolor, dificultando la deambulación en algunos casos.
  • Se trata de una infección en la uña causada por hongos. Su origen está relacionado con la humedad a la que se exponen los pies, siendo contagiosa. Las uñas infectadas presentan una deformación y decoloración amarillenta o blanquecina. Si no se tratan puede producir dolor, contagio de otras uñas, alteración de la forma de caminar e incluso la extirpación quirúrgica de la uña.
  • Dedo en martillo. Es una deformidad de la punta del dedo que impide la posibilidad de extender el dedo completamente. Puede deberse a la rotura del tendón o del hueso por un traumatismo o en el caso de las mujeres por la utilización de un calzado que no se ajuste bien al pie o un tacón demasiado alto.
  • Hallux valgus. Conocido vulgarmente como juanete. Esta es una protuberancia ósea que se forma en la base del dedo gordo del pie, produciendo una desviación del primer hueso del dedo hacia los dedos más pequeños, lo cual obliga a que la articulación de la base del dedo gordo sobresalga. El síntoma más característico de esta dolencia es dolor del hueso y enrojecimiento de la piel. Su causa puede ser variada, factores hereditarios, reumatismo inflamatorio, utilización de calzada apretado y/o estrecho, pies planos o cavos, etc.
  • Son capas duras y gruesas de la piel que aparecen cuando la piel intenta protegerse de la fricción y la presión. Suele aparecer en la parte de arriba o a un lado del pie, y son producidos por lo general por el uso de calzado que no se ajusta bien.
  • Fascitis plantar. Se trata de un dolor intenso en el talón, y consiste en la inflamación de la fascia plantar. La fascia plantar es el tejido fibroso de la planta del pie que conecta el talón con los dedos, siendo la responsable de mantener el arco del pie y la que produce los estiramientos y acortamientos para facilitar el paso y que funciona como amortiguador del arco plantar.
  • Verruga plantar. Conocida como papiloma debido al virus que la causa, es una lesión de la piel que forma una pequeña cavidad con círculos oscuros. Estos círculos son las papilas de la piel afectadas por el virus. Es contagiosa y muchas veces dolorosa. A veces puede confundirse con un callo, si bien a diferencia de estos la verruga plantar crece hacia dentro y no es superficial.

Consejos básicos para el cuidado de los pies

Si bien es cierto que siempre nos debemos dejar aconsejar por los profesionales, la realidad es que existen una serie de consejos generales básicos para el cuidado de los pies. No obstante, como os decimos, lo suyo es que nos trate un profesional y, en este sentido, si no tenéis ninguno de confianza, nosotros os recomendamos a nuestra amiga Marta García, quien trabaja con mimo y detalle los pies de sus pacientes y, además de los tratamientos necesarios, los consejos básicos pasan por:

  • Secar muy bien. Sobre todo, la zona entre los dedos, es la mejor prevención contra la aparición de hongos y sus molestos síntomas.
  • Utiliza un calzado adecuado. Una buena elección es optar para nuestra vida diaria por un calzado que sea cómodo, amplio y de piel.
  • Elige calcetines de algodón. Es un material natural y transpirable
  • Lava, revisa e hidrata los pies todos los días. Usa agua tibia y un jabón neutro, sin olvidar que necesitan una buena hidratación para evitar que la piel se reseque. La crema debe aplicarse en la planta del pie y sobre el pie, nunca entre los dedos.